lunes, 28 de junio de 2010

Terminó nuestro curso, pero ¡quedamos nosotros!

Parecía que nunca llegaría, pero no es así. Hoy termina nuestro curso. Han sido cuatro meses viéndonos a diario, trabajando juntos y compartiendo lecciones, preguntas y respuestas, "windows cuajaos", cabreos porque "¡esto no sale!", "¿dónde está ese menú...?", "Carlos, aparta un poco", desayunos, pikilabes y clases teóricas de diversa índole... en fin, cuatro meses bien llenos; incluso hemos tenido una boda.
Se terminaron, sí, pero quedamos nosotros. Hemos recibido un aprendizaje pero también un montón de amigos, y estoy seguro de que eso es lo mejor de todo.

Un abrazo

Carlos